24 septiembre 2014

Noja, un destino para todo el año

Ruta a pie, avistamiento de aves, paddle sup, montar en barco, correr en kart, enoturismo y buena comida. ¿Que qué es todo esto? Son todas las cosas de las que he podido disfrutar en Noja este fin de semana gracias al Club del Producto "Noja Escapada". He tenido el placer de volver a Noja, ya que en mi primer paseo por allí no pude disfrutar de la tierruca* tanto como me hubiera gustado. Por suerte he podido poner remedio a eso y ahora mismo voy a contaros más cosas sobre Noja. Me ha quedado un post un poco largo, pero creo que me ha quedado bastante ameno :)

                *Nota: en Cantabria, los diminutivos se hacen con -uco -uca

Desde el tren, viendo cómo llovía al entrar en Cantabria

Después de un tranquilo viaje en tren desde Madrid, llegamos a Cantabria preocupados por el tiempo. Habíamos visto llover a raudales a través de las ventanillas del tren y estábamos asustados. Por suerte, los tuits de otros bloggers que ya estaban allí me tranquilizaron: en Noja hacía buen tiempo. Cuando llegamos, efectivamente, nada de lluvia. Nos recogieron en la estación de Santander y, antes de comenzar la ruta a pie, paramos en la Posada la Mies a dejar las maletas (ya os hablaré en un post aparte de este bonito alojamiento).

En la puerta de la Posada La Mies

Armados con el chándal y calzado cómodo, empezamos la primera actividad que el Noja Escapada nos había preparado: la Ruta de la Costa, aquella que intenté hacer en mi primera vez en esta localidad cántabra y no pudo ser. Ludo, un chico muy majete de SEO/Birdlife (SEO = Sociedad Española de Ornitología) fue nuestro guía durante el camino. Nuestra ruta comenzó en la Playa de Ris, enfrente de la Ermita de San Pedruco, una de las más antiguas de Noja

Playa de Ris, Noja

Gracias a los prismáticos que nos proporcionó Ludo, pudimos verla un poco más de cerca, rodeada de un montón de gaviotas. La lluvia nos acompañó durante la ruta, causando unas cuantas protestas al principio y un maravilloso arcoíris después. De hecho, fueron dos los arcoíris, uno de ellos el más perfecto y completo que he visto en mi vida. Bromeamos con Javier diciéndole que cuánto se habían gastado en ponernos el arcoíris jejeje.

Arcoíris en la playa de Noja

Bloggers en ruta por la playa de Noja en el #NojaNaturalmente

Acabamos la Ruta de la Costa en la Playa de Trengandín, donde íbamos a cenar. Pero de dónde comer en Noja ya os hablaré otro día más tranquilamente, lo prometo. Hoy, "solo" vamos a ver qué hacer.

Playa de Trengandín, Noja, al anochecer

El sábado también teníamos la agenda completita. Empezábamos a las 9,30 de la mañana con un paseo en el tren turístico de Noja, recorriendo la ciudad en este vehículo que nos llevó a nuestro destino final: el observatorio de las Marismas de Victoria, situado al lado del Puente "Romano" (en realidad, medieval). Son unas lagunas de agua dulce (que viene del monte) y agua salada (del mar) que desde 1992 es un espacio protegido. Ludo nos explicó que aunque se llama marisma, se le puede llamar también laguna litoral, ya que se mantiene el mismo nivel de agua durante todo el año.

Torre observatorio de las Marismas de Victoria

Noja es un lugar que, aunque en verano se llena con más de 40.000 personas, en invierno cuenta solo con unos 2.500 habitantes. Curioso, ¿verdad? Y más teniendo en cuenta que, si te gusta la tranquilidad y conocer la naturaleza, las mejores épocas para hacer rutas y avistar aves son invierno y otoño.


Marismas de Victoria, Noja


Después de observar algunas aves (de nuevo gracias a los prismáticos) fuimos paseando hasta el Molino de las Aves de Noja, donde pudimos aprender cómo funcionaba el molino antaño y observar la marisma desde otro lugar. Este edificio se ha convertido en un centro de ecoturismo desde donde salen diversas actividades para entrar en contacto con la naturaleza. Para saber más del molino y sus actividades, podéis meteros en la página de SEO Birdlife y poner en el buscador "Noja".

Maqueta del Molino de las Aves

La mañana da para mucho, y el clima además acompañaba. por eso, al acabar la visita al Molino fuimos a la playa de Trengandín, donde nos esperaba David, de Enjoy Sup School con el equipo de paddle sup. ¿Eeeeeh? ¿Qué es eso? Yo tampoco lo conocía antes de ir a Noja. Es una actividad acuática que consiste en subirse a una tabla, similar a la de surf, y remar con un solo remo, de pie sobre la tabla. En principio no era una actividad que me llamara la atención (ya sabéis, mi pánico al agua), pero una vez allí, con el calor apretando, no pude resistirme a probarla.

Aquí estoy yo, intentando no perder el equilibrio sobre la tabla de paddle sup
Foto gracias a Enjoy Sup School

Después de explicarnos los sencillos pasos para practicar este deporte, nos dispusimos a iniciarnos en el paddle sup (o paddle surf) en un agua lisa como una tabla y un poco fresquita. Aunque no os lo creáis, seguí las instrucciones de David y me puse de pie sobre la tabla ¡a la primera! Si os gusta el agua y probar algo diferente, os recomiendo este deporte, más o menos sencillo y para toda la familia :)

Haciendo paddle sup con otros bloggers
Foto gracias a Enjoy Sup School

La tarde llegó, y con la tripa bien llena (tan llena que temí que hundiéramos el barco jejeje) fuimos a montar en barco junto al Capitán Velasco, donde conocimos un poco más sobre la pesca de la nécora. Partimos desde la localidad vecina de Santoña y recorrimos la bellísima costa de Noja, contemplando un atardecer que consiguió cautivar hasta al más duro.

Atardece en Noja
Aunque acabamos el paseo en barco casi a la hora de cenar, aún nos quedaba conocer el Palacio de los Marqueses de Albaicín, donde el señor alcalde de Noja nos recibió muy amablemente. El monumento, que yo había conocido de día, se presentaba ahora con un tinte nocturno que le daba un aire misterioso. Esa noche cenamos y nos acostamos más pronto que el día anterior, que el día pasaba factura.

Palacio de los Marqueses de Albaicín

El domingo a las 11 de la mañana fuimos al Karting los Molinos de Noja. Allí nos esperaba Domingo, un señor encantador que ha inventado un  sistema de conducción a ciegas. Sí, sí, como lo lees. Podéis leer la noticia que publicó ABC el año pasado, cuando lo probó Serafín Zubiri.

Dado que eso de conducir a ciegas requiere un proceso bastante complejo (para empezar, que el que va a hacer de tus ojos se gane tu confianza), finalmente no pudimos probarlo, ya que solo lo hubieran podido hacer unos pocos bloggers. Sin embargo, tuvimos un plan igualmente emocionante, ¡disputar el I Gran Premio #Nojanaturalmente! Fue la primera vez que me subí a un kart y me encantó. Al principio quedé la última, pero según cogía confianza conseguí clasificarme para salir la 5ª en la parrilla de salida. Empecé a idear una estrategia para hacer una salida digna de Magic Alonso (cuando su coche era competitivo, claro), y conseguí quedar 4ª, acariciando en algunos momentos del GP la 3ª posición. Finalmente, ganó el invencible y veloz Antonio, de Naturaleza y Viajes.

Disputando el I Gran Premio #NojaNaturalmente

Después de la carrera estábamos exhaustos y sedientos. Menos mal que nuestra siguiente parada eran las Bodegas Vidular, donde degustamos unos vinitos de la tierra.

El viaje llegaba a su fin, y nos despedimos de Noja hasta la próxima. Quiero dar las gracias a todas y cada una de las personas que han hecho posible este blogtrip #NojaNaturalmente, y felicitarles por su buena organización. También mandar un saludo a todos los bloggers con los que he tenido el placer de compartir el fin de semana cántabro: El Mule Carajonero, Un mundo para tres, Vero4travel, Viajes para toda una vida, Turinea, Silvia Cocinitas y Naturaleza y viajes.

Catando vino blanco de las Bodegas Vidular

Espero volver a Noja más pronto que tarde. De momento, quedan pendientes un par de post para hablaros de la gastronomía y del alojamiento en Noja. Pero en fin, si algo me ha quedado claro en este viaje es que Noja es un destino para todo el año. Que quiero visitarla en otoño o invierno, cuando sus inmensas playas sean, casi solamente, para mí. 

¡Hasta pronto Noja!

Os recuerdo que podéis seguirme en FacebookTwitterInstagramYoutube Google + para no perderos ninguna novedad :)

Emily también disfrutó de Noja este fin de semana

17 septiembre 2014

El Capricho de Gaudí, una mágica casa girasol

Fue en verano cuando visité El Capricho, una obra que está en la localidad cántabra de Comillas. Esta casa, que erróneamente se ha tachado a veces de ser casa de verano de Gaudí e incluso un prostíbulo, es la obra más antigua del artista catalán y fue el encargo de Máximo Díaz de Quijano, concuñado del primer Marqués de Comillas.

El Capricho, en Comillas

Hicimos una visita guiada gracias a Carlos, una de las personas que lleva El Capricho hoy en día. Desde aquí, mil gracias por el trabajo que hace y por la estupenda visita guiada que nos hizo. Cuando le escribí diciendo que era bloguera de viajes, lejos de desmerecer nuestro trabajo (como a veces pasa) se volcó en que mi visita fuera perfecta. ¡Gracias!

Estatua de Gaudí, en El Capricho

La visita al complejo gaudiniano cuesta 5€, un precio que no es nada caro teniendo en cuenta que el edificio lo gestionan entre 5 personas… Son ellas las que se encargan de hacer visitas guiadas, atenderte en la taquilla o limpiar los baños. ¡Olé por ellos! Hacen una gran labor para que podamos conocer El Capricho. Antes era un restaurante, pero por suerte lo cerraron, ya que por lo visto la gente se volvía loca en las celebraciones y con el alcohol ya se habían llevado hasta azulejos de la fachada.

Una vez pagada la entrada, pasas a ver ese monumento que  -como bien señaló Carlos- tiene cierto parecido con el Palacio Laredo de Alcalá de Henares. De todo lo que nos contó, lo que más recuerdo porque me pareció suuuuuuuuuper curioso es que El Capricho tiene varias metáforas musicales: 
  • La primera la podemos ver en el exterior. Esos azulejos tan coloridos están colocados en 5 filas, ¡son como un pentagrama! Además, las rejas tienen un aire a la clave de sol.
  • Para ver la segunda hace falta pasar al interior de la casa. Llegamos a la estancia y nos pregunta que qué puede haber de musical allí. ¡Ni idea! Nos dio una pista: las ventanas. Así a simple vista no lo hubiéramos adivinado, pero cuando se abrieron las ventanas… Sonaban unas campanas celestiales :) Las ventanas de esa habitación tenían un sistema por el cual al abrirse accionaban unas campanitas con un contrapeso.
  • La tercera… Simplemente mirar las vidrieras de otra de las salas, decoradas con elementos musicales y de la naturaleza. ¡Qué preciosidad!
  • Y la última, que la he leído ahora investigando sobre el edificio, que precisamente el nombre El Capricho viene de la forma musical capricho, una pieza caracterizada precisamente por su libertad y carácter alegre.


Otra de las cosas que me llamó la atención es una casa girasol. Y no, no es porque tenga girasoles en su exterior. Es porque Gaudí la diseñó para que cada estancia recibiera la luz solar necesaria para cada momento del día. Es decir… La primera habitación donde te levantas es eso, la habitación. A continuación desayunas en el salón, pues ese cuarto está construido hacia donde gira el sol. Y así progresivamente. ¡Solo podía ser la obra de un genio!



Por lo demás, poco que añadir. Que me parece un edificio mágico, con mucho encanto y que recomiendo visitar si estás por allí. El interior es bonito, pero a mí me gustó más contemplar el Capricho desde fuera, embelesada con los azulejos de girasol y su minarete que parece hecho de piezas de Lego jejeje.

Y vosotros, ¿habéis estado alguna vez? ¿Conocíais sus metáforas musicales? ¡Contadme más! Me encanta aprender de vuestros comentarios.


¡Hasta la próxima viajeros!

Os recuerdo que podéis seguirme en FacebookTwitterInstagramYoutube Google + para no perderos ninguna novedad :)

09 septiembre 2014

ALOJAMIENTOS: Hostal Eras de Santa Bárbara ** (Soria)

DÓNDE ESTÁ                                                                                          

El Hotel Eras de Santa Bárbara se sitúa en Soria, a 10 minutos andando del centro de la ciudad. Para mí la situación ideal, ya que en el centro es imposible aparcar. En este hotel nos incluían el aparcamiento exterior, pero había sitios de sobra para aparcar y lo dejamos en la calle. El hotel está al lado de una pequeña y bonita ermita (la Ermita de Santa Bárbara), de un Mercadona (para que ocultar el nombre de este súper que todos adoramos) y del hospital. Vamos, lo más práctico que te puedes encontrar jejeje.

INSTALACIONES                                                                                      


Habitación: limpia, acogedora. Pedimos habitación triple, que eran 2 camas separadas y una de estas que sale de un mueble, ya perfectamente equipada. Lo que eché en falta era la luz… Por el día entraba mucha por las ventanas, pero por la noche solo había luz por las dos lámparas de las mesillas. Por la noche no pasamos frío, pero no había mantas por si lo hubiéramos tenido. En ese caso nos hubiera tocado pedirlas en recepción, donde por su estupendo trato, seguro que nos las habían proporcionado sin problema. Como un punto extra que alguno valorará más que la luz de las lámparas, tenía wifi gratuito en la habitación y que funcionaba perfectamente :)




Zonas recreativas: el hotel no dispone de zonas recreativas, salvo un saloncito en la cafetería que tiene unos sofás y una tele (pero en la habitación hay TV).



Baño: el baño estaba en la habitación, muy limpio y perfectamente equipado. Como podéis ver en las fotos, tenía su kit con jaboncitos etc., y también secador de pelo. La bañera (bueno yo la usé en modo ducha) iba divinamente y podías ducharte sin miedo a morir helado/cocido.



Comida: nosotros pedimos solo el desayuno porque para un día, comeríamos fuera. El desayuno fue un híbrido entre bar y buffet, porque te servían todo en la mesa pero podías comer cuanto quisieras. Cuando estuvimos tenían churros (que es lo que me pedí yo, junto un zumo de naranja y un colacao), magdalenas, bollería varia, café, supongo que tostadas también. Podías pedirles varios cafés o lo que quisieras, que entraba en el precio.



PRECIOS                                                                                                                      

Fuimos a comienzos de la semana santa (el lunes después del domingo de ramos) y el precio por las 3 personas con desayuno y garaje incluido fue de 78€, que no me parece del todo mal. En otros sitios que tengan más hostelería quizás encuentres algo más barato, pero la relación calidad-precio-número de personas-cosas incluidas, me parece más que razonable.

VALORACIÓN PERSONAL                                                                                      

Le doy un 8’5/10. Le he quitado un puntito y medio porque no me gustó que la habitación fuera tan oscura y que no hubiera mantas. Es verdad que si las pides te las darán (supongo), pero si en medio de la noche te entra fresquito es un rollo tener que estar yendo a pedirlas. También le he bajado puntuación porque aunque el desayuno estaba bastante bien, el zumo de naranja estaba un poco… sin vitaminas, digamos jejeje. Se notaba que era natural pero que había estado ahí hecho un tiempecillo, y yo, sinceramente, prefiero que me pongan uno prefabricado que uno natural que a saber desde cuándo está. Por lo demás, en recepción fueron encantadores y no tengo ninguna queja ni crítica que aportar.



Y tú, ¿has estado en este hotel? ¿Te ha gustado? ¿Qué te parece el precio? ¡Coméntamelo! Me encanta leer tu opinión :) Espero que haya sido de utilidad este post ¡Hasta pronto viajero!

Os recuerdo que podéis seguirme en Facebook,TwitterInstagramYoutube Google + para no perderos ninguna novedad :)

04 septiembre 2014

Agosto en imágenes

¡Hola de nuevo! 

Para celebrar que estamos de juernes y que ya he hecho mi último examen os dejo unas poquitas fotos del mes de agosto. De Tenerife solo he hecho un collage porque sino podría petar blogger con fotos jejeje. ¡Pronto más y por supuesto mejor!

Os recuerdo que podéis seguirme en Facebook,TwitterInstagramYoutube Google + para no perderos ninguna novedad :) 

Conociendo Ávila

Yo es que voy a una librería y acabo pensando en viajes

Mi otra gran pasión, la música, no desaparece ni en agosto

Vistas desde la azotea del Ático de las Letras, Madrid

Una pequeña muestra de los montones de fotografías que tengo del viaje a Tenerife :)

02 septiembre 2014

Índice de viaje a Tenerife

¡Hola viajeros!

Después de 15 días de ausencia por el blog (que no en las redes sociales), ya estoy por aquí. Se acabó lo que se daba, mi viaje de Tenerife llegó a su fin, algo más accidentado de lo que me hubiera gustado, pero ahora llega otro bonito momento: revivir el viaje a través de las fotos y del blog.

Esta vez voy a hacer al revés que otras veces, voy a publicar el índice del viaje antes de haber escrito todos los post, ya iré añadiendo enlaces según publique. Así, si alguno de los sitios que menciono no tiene link pero quieres saber algo de él o necesitas información, puedes escribirme a dondemedejesllevarte@gmail.com y te contestaré encantada :)

Paisajes tan curiosos como este os descubriré en este viaje (foto de Arenas Negras)

Antes de continuar con el índice, quiero dejar claro que el viaje lo he pagado íntegramente yo (junto con mi novio, claro), que en ningún caso pongo los links por publicidad, sino porque los considero de utilidad para complementar la información. Al igual que los hoteles, todo está pagado con mi sudor y esfuerzo :) Ahora sí, os dejo mi índice de viaje. ¡Espero que os sirva!
  • Día 1: Santa Cruz
  • Día 2: Arenas Negras – Chinyero / Cueva del Viento / Icod de los Vinos / Garachico / Teno (vista de los Gigantes)
  • Día 3: Orotava / Puerto de la Cruz / Loro Parque
  • Día 4: Ruta Chamorga – Roque Bermejo / Ruta de los sentidos
  • Día 5: (La Gomera) San Sebastián de la Gomera / Hermigua
  • Día 6: Recorrido por La Gomera
  • Día 7: (Tenerife) Vilaflor – Ruta paisaje lunar / Ascenso al Teide
  • Día 8: Ascenso al cráter del Teide
  • Día 9: Descenso del barranco de Masca
  • Día 10 y 11: descanso :)
  • Día 12: Pirámides de Güímar / Museo de Ciencia de Sta. Cruz
  • Día 13: Siam Park
  • Día 14: La Laguna

18 agosto 2014

Keep calm and prepara tu maleta: 5 consejos para hacer tu equipaje


Hay gente a quien el mero hecho de pensar en preparar la maleta ya les da alergia. Se olvidan cosas, otras no caben, otras están sucias… Cosas obvias, pero que en ocasiones se nos pasan. Para que todo vaya bien, te dejo mis humildes consejos.

1. No prepares la maleta del día de antes. Las prisas nunca son buenas compañeras, y a veces son las causantes de que , a mitad de camino, se nos escape un "¡mierda!, me he dejado nosequé en casa".

2. Hazte una lista. Para que sea más efectiva (o si eres un poco maniática, como yo), te recomiendo que hagas varios apartados en esa lista: ropa-calzados, higiene-neceser y otros (cargadores, pasaportes, cachivaches varios). De esta forma todo está mejor ordenado. ¡Rellena la lista con todo lo necesario!



3. Comprueba que tienes todo lo de la lista. No vale hacerla y el día de antes comprobar, ya que corres el riesgo de que te vayas 10 días y tengas solo unos calzoncillos/bragas limpios, te acuerdes de que tus zapatillas se te rompieron en el último viaje o que tienes la tarjeta sanitaria caducada. Asegúrate bien.

4. Hora de meter las cosas en la maleta. ¿Cómo hago para que me quepa todo? Para no tener que llamar a toda tu familia y que se suba encima de la maleta para poder cerrarla, hay que intentar ahorrar espacio. Mis maletas no son nada grandes, ni nada del otro mundo, y suelo llevarme medio armario si se tercia. Lo que yo suelo hacer para ahorrar espacio o aprovechar más el que tengo es:
  • Los pantalones los guardo doblados por la mitad, bien aplastados. No se arrugan casi y llenan el fondo de la maleta perfectamente.
  • La ropa interior la guardo dentro de los zapatos, metida en bolsitas. De esta forma no se deforma el calzado y además ocupas un hueco que, de otra forma, no usarías.
  • Aprovecha cada hueco de la maleta. No te empeñes en meter todos los frascos juntos, incluso todos los utensilios del neceser juntos. A veces es mejor separarlo en bolsas y repartirlos por esos huecos donde no sabes qué meter.
  • Deja el calzado más grande y rígido para ponértelo en el viaje, así evitarás llenar la maleta solo con unas botas o zapatos. En mi caso, suelen ser las botas (en invierno) o el calzado de trekking cuando hace bueno. Da igual que no te pegue demasiado, vas a meterte en el avión y ese hueco puede serte más útil en la maleta. 
  • Lo último y más importante… Piensa racionalmente: ¿de verdad vas a usar toda esa ropa? (este consejo me lo tengo que leer yo varias veces)
Esto no te debería pasar si has hecho lo anterior correctamente :)

5. Cierra la maleta. Si has hecho todo lo anterior bien, este paso no tiene que costarte trabajo, al menos a la ida. Y además, no te dejas nada en casa porque tienes todo controlado :) A la vuelta, no sé qué pasa que la ropa suele crecer, y aunque lleves la misma cuesta el doble cerrar la maleta jejeje.

Estos 5 consejos para hacer la maleta a lo mejor te parecen muy obvios o te parecen útiles. A mí me gustaría saber, ¿qué me aconsejas tú para hacer la maleta? Estoy abierta a posibilidades, ¡con tal de que sea más fácil y cómodo!

Después de esto, yo me voy de vacaciones. Nos leemos a la vuelta viajeros. Os recuerdo que podéis seguirme en Facebook,TwitterInstagramYoutube Google +


¡Un abrazo!

08 agosto 2014

Cueva de El Soplao: exploradores por un día

Por fin llegaba el día, llegaba el momento… Íbamos a hacer la visita a la Cueva de El Soplao que tanto me habían recomendado. Antes de empezar a contaros mi experiencia, un poco de información práctica
  • La Cueva de El Soplao está en lo alto de la Sierra de Arnero, en Cantabria, a unos 60 km. de Torrelavega que era donde yo me alojaba. De Santander está un pelín más lejos, unos 80 km.
  • Existen dos tipos de visita: la guiada, más tranquila y adaptada para todos los públicos. En esta subes en un tren minero y recorres la galería minera de la Isidra hasta llegar a la parte más externa de la cueva. Esta visita dura una hora y cuesta 12€ por persona. Por otro lado está la visita aventura, que es la que yo hice y os recomiendo totalmente. Esta cuesta algo más, concretamente 32 eurazos por persona… Es un poco cara pero merece la pena. Dura dos horas y media y después os cuento de qué va el asunto.
  • Antes de ir, reserva tu entrada. Son grupos reducidos y si vas sin cita posiblemente no puedas visitar la cueva en ninguna de las modalidades.
  • Te recomiendo reservar a primera hora. Así a la salida podrás aprovechar y visitar algún sitio más, como por ejemplo San Vicente de la Barquera, que se encuentra a 26 km. de allí.
  • Lleva ropa cómoda. Yo me puse un pantalón de chándal, calzado de trekking, una camiseta de tirantes y sudadera finita. Ten en cuenta que luego te dan botas, mono y casco y tienes que ponértelo encima de la ropa (las botas obviamente no van encima de tu calzado jeje).

Antes de empezar la visita nos dimos una vuelta por la tienda, hicimos las fotos de rigor y disfrutamos de las vistas desde la Sierra, que son preciosas.

Después nos hicieron pasar a los vestuarios, nos repartieron la ropa que llevaríamos y unos guías muy majetes nos explicaron el funcionamiento de la luz del casco. Cuando estuvimos cambiados nos llevaron a la entrada de la cueva. Por cierto, no te agobies si al principio no te da tiempo a fotografiarte con el atuendo minero-explorador, al final te dejan un tiempo para fotos. De esta guisa fui yo :)



Una vez en el interior de la cueva no se permite hacer fotos, por lo que he pedido fotos a turismo para que las podáis ver.

Foto gracias a Turismo de Cantabria

La Cueva de El Soplao se descubrió hace relativamente poco, a principios del siglo XX. Aunque tiene unos 20 km. de galerías, lo que nosotros visitamos con la visita aventura solo recorremos 1,5 km. En ese kilómetro y medio recorres muchas galerías, las más destacadas son las de Campamento, El Órgano y El Bosque. Lo más especial de esta cueva minera son las excéntricas, un tipo de formación que no se da en todas las cuevas. Podría copiaros la definición que viene en cualquier web o diccionario, pero prefiero explicarlo a mi manera. Las excéntricas son un tipo de formación (rollo estalactitas y estalagmitas) pero mucho más llamativas. Tienen un color blanco como si fuera hielo, y tienen como pelitos que salen de la formación (capilaridades, creo que se llaman). Una imagen vale más que mil palabras, ¿cómo las describirías tú?

 
Excéntricas de la Cueva de El Soplao - Foto gracias a Turismo de Cantabria

En cuanto a la visita aventura, recorres las galerías que te he comentado por el suelo real de la cueva, no vas por ningún camino “artificial”. Debes seguir a los guías y hacer caso a sus consejos todo el rato. La galería del Campamento se llama así porque precisamente era la estancia donde acampaban los mineros; la del Bosque porque la cantidad de formaciones recordaba a un bosque pétreo y la del Órgano porque las formaciones recordaban precisamente a esto, a tubos de órgano (eran como unos macarrones gigantes).

Foto gracias a Turismo de Cantabria

Por lo demás, si quieres quedar como el listo de la clase presta atención al camino, porque luego preguntan si alguien sabe cómo volver. En nuestra visita nos guió de vuelta mi novio, que tiene alma de explorador y una orientación estupenda :) Si hubiera tenido que guiar yo, habríamos muerto todos ahí dentro jajaja. Un dato importante es que si alguien visita una cueva y se pierde, lo mejor no es ponerse a dar vueltas sin sentido a ver si encuentras la salida, sino sentarte y esperar que te vengan a buscar (para lo que previamente has tenido que comunicar a alguien tus planes de visitar la cueva X, sino…).

Foto gracias a Turismo de Cantabria

 Mi momento favorito de la visita fue cuando llegamos a la última sala y nos hicieron sentarnos y apagar todas las luces. Ha sido la primera vez en mi vida que he experimentado una sensación de silencio y oscuridad total… Porque claro, en cualquier sitio hoy en día tus ojos se adaptan a algo de claridad: siempre hay una rendija de una persiana por la que entra luz, una luz de emergencia, etc. Pero ahí no. No había nada de luz y por supuesto nada de ruido. Fue sobrecogedor.

En cuanto a la explicación de por qué la cueva se llama El Soplao… Me quedo con la que nos dijo el guía. Se llama El Soplao porque te soplan 32 euros para hacer la visita :) ¡Olé! Aún con este precio os la recomiendo. No es nada complicado avanzar por la cueva (los tramos más difíciles tienen alguna cuerda para ayudar o te ayudan los monitores) y merece mucho la pena.

Foto gracias a Turismo de Cantabria

 Y tú, ¿has visitado alguna vez El Soplao? ¿Conoces otra cueva de este estilo que me recomendarías? ¡Cuéntame!