09 septiembre 2011

De un lugar llamado Salzburgo…


… es uno de los niños prodigio de la historia musical. Después de varios días en Alemania decidimos coger un tren y poner rumbo a Austria, concretamente a Salzburgo, a 200 kilómetros de Munich. 


Contemplando la Hohensalzburg desde el centro de Salzburg

Creo que de todos los días que viajé, este es la ciudad donde más nos llovió, aún así, intentamos explorarla lo mejor posible en el poco tiempo que tuve. Más que un viaje fue una excursión, ya que cogimos el tren en Munich (un billete de 30 euros con el que podían viajar hasta 5 personas) y tuvimos poco más de 2 horitas para ver Salzburg. Lo bueno para vosotros es que será breve el post :P

Después del paseo desde hauptbanhof, llegamos al río Salzach, que divide la ciudad. Lo que quizás llame más la atención por su situación en la zona más alta de la ciudad, es la fortaleza de Hohensalzburg. Para subir ahí podéis usar el funicular o dar un paseo hasta la cumbre. Yo hice la subida a pie, ya que no me merecía la pena pagar el funicular puesto que estaba cerrado el castillo y no lo iba a amortizar. Si vais, coged entrada conjunta de la visita más la subida y la bajada, que sale por unos 10,50 euros.

Vistas desde la parte alta de la ciudad


¡A jugar se ha dicho!
Estando cerrado también se puede pasear, y hay unas vistas preciosas. La Catedral de Salzburg, Franziskanerkirche (esa iglesia más “picuda” que se ve en la foto), Kollegienkirche (la que está más a la derecha en la foto), el río… Excepcional. Eso sí, la subida a pie por las pendientes que hay, es cansadísima. Una de las “tonterías” que encontramos en los alrededores de la fortaleza fue un unicornio de madera para que jugaran los niños tirándole aros al cuerno. ¿Los niños? Bueno, tengo que reconocer que fue la mar de entretenido…


Como hablaba al principio del post, en Salzburgo nació uno de los genios musicales más reconocidos: Wolfgang Amadeus Mozart. Y como no podía ser menos, su ciudad natal le rinde homenaje por cada rincón. A parte de su casa-museo, situada en una de las calles más turísticas de Salzburg (Getreidegasse), en pleno centro tenemos la Plaza de Mozart, con una estatua del compositor.

Por otro lado, está la Residencia Mozart, que es otra casa donde residió. Una parte de ésta fue destruida por una bomba en 1944, y más tarde reconstruida y utilizada como oficinas. Sin embargo, actualmente las oficinas desaparecieron y en su lugar hay un museo mozartiano. Para acabar de hablaros de Mozart, os dejo una foto de toooodos (o casi todos) los productos que vendían en una tienda aprovechando su imagen. 

Souvenirs de Mozart

Desgraciadamente, poco más os puedo contar. De vuelta a la estación para regresar a Munich, pasamos por los jardines del Palacio de Mirabell. Casi de noche, y con prisas, pero parecía un lugar precioso para dar un tranquilo paseo en cualquier momento del día.

No deshagáis las maletas, que volvemos a Alemania y nos espera un destino de cuento de hadas. No digo más. ¡Hasta la próxima!




6 comentarios:

  1. Qué preciosidad! Estuve en Salzburgo el verano pasado y todavía lo tengo grabado en mi retina.
    Cada vez que veo fotos me emociono!
    Viste el museo de marionetas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nooo no vi el museo de marionetas... Solo tuve un par de horitas para ver la ciudad y me dejé mucho por ver! :( Espero volver algún día y hacer una visita un poco más en detalle. Tú visitaste el museo de marionetas? Qué tal está y qué me recomiendas?

      Eliminar
    2. Arancha, nosotros tenemos muy buenos recuerdos de Salzburgo, nos pareció una ciudad preciosa, tiene muchos rincones donde degustar a la luz de las velas unas cenas maravillosas y a precios asequibles, importante para un turista.

      Algo que recomiendo al viajero que va con tiempo es que vaya a ver una opera con marionetas, nosotros estuvimos viendo la Flauta Mágica, cierto que la musica no es en directo (aún así no desmerece) pero es impresionante ver el espectáculo que ofrecen las marionetas y más sorpresivo aún cuando acaba la función y ves que muy pocas personas manejaban toda la puesta en escena. Pilar.

      Eliminar
    3. Qué chulo tiene que ser eso Pilar! Me encantaría ver la Flauta Mágica con marionetas, tiene que ser muy curioso!!
      Yo espero poder volver un día y poder pasear tranquilamente por las calles de Salzburgo y disfrutar de alguna cenita de esas a la luz de las velas :D Y ver la casa de Mozart.

      Un abrazo!!!!

      Eliminar
  2. Una de las ciudades que más ganas tengo de ver desde que comencé a estudiar alemán en la EOI y mi profesora nos habló de que parece una ciudad de cuento de hadas y que estuvo viviendo allí durante unos años :D

    Ojalá pueda ir pronto! Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tenía ganas de visitar Salzburgo aunque solo fuera porque de allí es Mozart jejeje. Es una ciudad muy bonita que por desgracia solo pude visitar un par de horas...
      Afortunada tu profesora que pudo disfrutar unos años de la vida de Salzburg! :) Ya me contarás qué te parece cuando vayas.

      Un abrazo José Carlos!

      Eliminar

Os recuerdo que no se publicarán comentarios con faltas de respeto e insultos ni con links publicitarios.
¡Gracias! :)

cookie script